Sosa la paella futbolera

ESPAÑA - MACEDONIA
Nestorovski protege el balón ante la mirada de Barta y Busquets.  (EFE/Miguel Ángel Molina)

Por: Noé López

A la hora de confeccionar una buena cena, ingredientes de primera calidad deben estar presentes para un resultado inmejorable y Lopetegui lo sabe. El técnico fue al supermercado y compró lo mejor que había disponible. Arroz, conejo, tomate, en fin, todo lo necesario para recibir a los invitados de la noche. Pero el resultado fue un sin sabor, el arroz no se coció.

La Roja llegó a Granada con hambre de golear y mostrar una superioridad evidente que al fin consiguieron dominando 4-0 a un infortunado Macedonia. Resultado engañoso para todo aquel que no bostezó por la melodía repetitiva a lo largo de los noventa minutos de un partido que no dio pie con bola.

Los macedonios, fieles a su estilo en estas eliminatorias construyeron un muro en la parte defensiva desde el pitazo inicial. Algo similar del que tanto habló Donald Trump a lo largo de su campaña presidencial. Solo que en este caso si fue realizada.

Cae la primera anotación en propia puerta cortesía del defensor Velkoski, aplicando la regla más básica de la cordialidad, ser siempre agradecidos. Y cómo no estarlo, despúes de todo la orquesta sinfónica que sonaba en sus estómagos pudo más.

España durante el transcurso del encuentro domó la pelota a su antojo en los pies de Thiago Silva y en la zurda educada de David Silva, quienes se encargaron de vigilar la cena. Aún así, el equipo visitante quizo aguarles la fiesta.

Hecho que de no ser por De Gea hubiesen cumplido ante un equipo local que no mostró contundencia frente al arco y generó más dudas que aciertos.

Las notables ausencias de los chefs Piqué, Alba, Ramos y sobre todo Iniesta pasaron factura al resultado final de la paella. Sin embargo, gracias a Vitolo, Aduriz y Monreal, el equipo mundialista se encargó de ser buenos anfitriones.

A pesar de la sosera del encuentro, los tres puntos se quedaron en casa y cada uno de los futbolistas se encargaron de deborar una cena cruda pero que terminaron raspando la olla.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s